lunes, 24 de diciembre de 2012

lunes, 17 de diciembre de 2012

Agradezco a...

Rosa Manschot, mi maestra de encaje Withof, la cantidad de horas, días, semanas, meses, años de felicidad  que me ha proporcionado trabajando este maravilloso encaje. Gracias a su tesón, paciencia y aguante, consiguió que yo pudiera seguir sus pasos. Millones de gracias...
Y después de un año de trabajo y con dedicación casi exclusiva, Loli ha terminado este precioso pañuelo de encaje Withof,  diseño de S. Judith de Kreijger. Después de ésto, creo que no se le va a olvidar en la vida, cómo se hacen las hojas con rib y los caracoles. Ahora viene el paso siguiente: Seguir aprendiendo, porque en esta técnica  nunca se termina. Una nueva pieza es un nuevo reto y un nuevo quebradero de cabeza.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Nuevo trabajo

Dentro de unos días, cuando lo termine, te enseñaré el pañuelo de Withof que está haciendo Loli.
Cuando lo empezó, me entró el gusanillo y diseñé esta esquina para hacerme yo uno. Está realizado en seda Organzine 66 Den. (será como un 160 de algodón) de Bart-Francis, que se ganchilla muy bien y tiene un brillo precioso. Son muchas horas de trabajo, pero tiene su recompensa.
Tengo ya terminadas dos esquinas y voy a por la tercera. Mi objetivo es que esté terminado antes del verano, pero  todo depende de lo que me líe con otras cosas. Mientras sigo también con la mantilla, que un poco todos los días hacen un mucho...aunque creo que voy a tardar más de lo que quisiera. ¡Es una pena que los días no tengan 48 horas o más!

Paseando por You Tube, encontré este video sobre el encaje de Vólogda, lo que conocemos aquí como el encaje ruso. Creo que está colgado desde el 2010, pero es la primera vez que lo veo. Muy interesante.



domingo, 7 de octubre de 2012

Cosidos III

Después de casi un mes sin dar señales de vida, pero trabajando mucho, quiero terminar esta parte tan importante del encaje de bolillos.
Vueltas y vueltas le he dado al coco, porque no es fácil explicar todas las características de los ganchillados. En éstos influye si lo hacemos a la derecha o a la izquierda, si pasamos el bolillo por el bucle de frente o por detrás... Creo que la forma más sencilla de ganchillar es la que hago en el encaje Withof, ya que el número de vueltas que tienes que dar antes y después del cosido son las mismas, tanto a la derecha como a la izquierda. La única precaución que tienes que tener es la de pasar el bolillo SIEMPRE DE FRENTE AL BUCLE.

video
Espero que este video te ayude. La calidad no es muy buena ya que tengo al informático casi en las antípodas. Cuando vuelva intentaré que me lo "arregle" un poquillo.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cosidos II

Antes de empezar con el lío de cúantas vueltas antes o después de los ganchillados, es importante diferenciar cómo pasamos el bolillo a través del bucle formado al ganchillar y si estamos a la derecha o a la izquierda del trabajo.
Se puede pasar de frente al bucle o por detrás del bucle. Lo vemos con un dibujo:

 
 Y ahora con imágenes:  Date cuenta que siempre que pasamos el bolillo de frente al bucle, el bolillo sigue la dirección del ganchillo, mientras que cuando lo pasamos por detrás, va en contra del ganchillo. Ésto va a ser muy importante a la hora de trabajar.



Y  a partir de aquí voy a ver cómo soluciono el hecho de que mi minitrípode haya perdido pie y se haya precipitado mesa abajo, siendo gentilmente acompañado por la cámara de fotos. Objetivo de la misma retorcido y baja permanente. En fin...me voy a soltar la mosca, aunque sea a plazos...

lunes, 20 de agosto de 2012

Cosidos I

Antes de empezar sobre la forma de cómo realizar los cosidos, quiero que te des cuenta de lo importante que es la realización de la primera parte del trabajo. De nada sirve hacer perfectos los ganchillados si los bucles donde cosemos no están bien realizados.
 
Como ves, el bucle queda descompensado, con las vueltas sólo en uno de sus lados. Ésto suele ser casi imposible de solucionar. 
Por ello es preferible hacer ésto:

Hay veces que los bolillos tienen vida propia y hacen lo que ellos quieren, y, cuando quitas el alfiler ilusionada, te llevas el chasco. Pero que no sea porque tú no has puesto interés en hacerlo bien.

lunes, 13 de agosto de 2012

4 meses después...

He conseguido terminar el tapete de encaje Austriaco. A pesar de su sencillez en la realización, el resultado es espectacular y es una lástima que las fotos no muestren nunca la realidad. Se pierden las aguas y el brillo que producen la seda, así como su tamaño, de unos 70 cm. de diámetro. Pero te puedes hacer una idea.
Como conoces mi manía con los números, tuve la paciencia de ir contando los alfileres de los últimos dos dibujos según los iba quitando. ¡¡3.000!! aproximadamente. Ésto supone poner y quitar 18.000 alfileres y realizar casi 12.000 cosidos (ganchillados).
Según hacía tantos y tantos cosidos, pensaba que la base de este tipo de encajes es la realización de un buen ganchillado  para ir uniendo los dibujos. Así que a la vez que trabajaba, mi cabeza iba organizando la forma de explicarte cómo realizarlos: Si se hacen a izquierda o a derecha, ¿con  cuántas vueltas?, ¿con alfiler o sin alfiler?..., en fin,  un montón de dudas que todas tenemos cuando el ganchillo está en nuestras manos.
En las próximas entradas nos sumergiremos en el mundo del ganchillo. El verbo "ganchillar" no existe en español, (aunque si están admitidas ya algunas palabras como "guay", tal vez en un futuro la encontremos en el diccionario), pero lo  utilizaré  indistintamente junto con "cosido" o "unión", para que no resulte tan repetitivo.

Plantilla




Seguro que estás disfrutando de tus bien merecidas vacaciones en la playa, la montaña o... en Madrid. Es la mejor ciudad para pasar unos días en agosto. Una delicia poder pasearla sin que nadie te atosigue, que puedas sentarte en cualquier terraza, y refrescarte dando una vuelta por el Retiro. Una muestra es cómo estaba ayer domingo, a las 12 de la mañana, la calle Serrano.
Yo, aunque parezca que estoy desaparecida, sigo trabajando. Y lo primero de todo cumplir la promesa de colgar las plantillas para plegar los abanicos que necesites. Aquí tienes la de 14 varillas. Recuerda que son 14 varillas, SIN CONTAR LAS GUARDAS, si no, sería la de 12 varillas.






domingo, 24 de junio de 2012

Dos abanicos

De Duquesa Withof que después de dos años de trabajo han terminado Josefina y Joaquina. Gracias a las dos por haber tenido la paciencia que este encaje necesita y que tiene como resultado un trabajo perfecto.

Abanico de Josefina
 

 Abanico de Joaquina
 

De vuelta

Y con vueltas, de dos a ocho, al guía en este encaje austriaco de tres pares. Y a vueltas también con Erika, que me dió este fantástico hilo de seda de tres cabos para probarlo. Y como hacía tiempo que quería hacer algo del encaje austriaco, pués me lancé a hacer la flor. Creo que la foto no refleja cómo queda el hilo. ¡Es una maravilla!
Si no lo sabes, a partir de ahora lo sabrás: Me aburren un montón los encajes de cinta, aunque reconozco que son muy útiles para cuando no quieres prestar mucha atención al encaje porque lo que te interesa es ver cualquier partido de la Eurocopa. Pero me pareció tan bonito el resultado de la flor, que me animé a montar uno de los tapetes redondos del libro. No tengo palabras para decirte cómo está quedando...

domingo, 20 de mayo de 2012

Una locura

Ana quería unos broches para hacer un regalo, y brujuleando por las distintas tiendas de internet, encontré estos colgantes ( tambien broches) y no pude resistir la tentación de ponerme a diseñar algún "detallito". Tenía también desde hace tiempo una seda organzine 35 den. (300/2 Nec)  de Bart-Francis  que quería probar. Fina no, finísima, tanto que los alfileres más finos que tengo de 0,35 mm me resultaron gruesos. Ha sido una locura, pero ha merecido la pena. Cada uno de ellos está realizado en una técnica distinta: Duquesa, Rosalina, Withof y  Rib and Roll. ¿Cuál es cuál?




Dos diseños para que te animes a hacerlos. Ampliándolos, puedes utilizar un 100 o 120 de algodón egipcio.

Un mes después...

Un mes después de la última entrada, y me encuentro con cambios en el blog. Veremos si no armo el caos...
En Semana Santa estuve en Almagro para ver la nueva exposición del Museo. Como el día 16 es el encuentro de encajeras (...¿ya ha pasado un año?...), te recomiendo que si vas, aproveches y te des una vuelta. Hay cuatro mantillas preciosas, cedidas temporalmente por familias de Almagro y  dos mantillas de la Virgen de las Nieves que no deberías perderte.
También tuve la suerte de que Isabel Molina y Pilar Hernández nos abrieran las puertas de sus casas para enseñarnos sus mantillas de Blonda, que sus hijas o nietas utillizarían en las procesiones de esos días . No tengo palabras para desbribir su belleza. Muchas gracias a las dos por este lujo que no se tiene todos los días.



sábado, 17 de marzo de 2012

Plegado de abanicos 4

Ya ha pasado una semana desde que dejamos nuestro abanico bien plegado y sujeto con alfileres. Vamos al paso final de nuestro plegado. Quita los alfileres que sujetaban el abanico y elimina con cuidado todos los hilvanes; separa la entretela del encaje.
Para pegar suelo usar cola blanca aunque también puede ser pegamento especial para tela; para extenderla utilizo palillos de madera, con los que puedo aplicar una capa muy fina de cola. Ten especial cuidado en colocar el inicio del encaje para que quede siempre sobre la primera guarda.
Tienes que empezar siempre por la primera varilla, nunca por las guardas.
Coloca ahora la tercera pala del encaje sobre la varilla encolada, procurando centrarla bien y ajustarlo a la cadera del abanico. Con ayuda de una servilleta de papel, elimina el exceso de cola.
Echa el encaje hacia delante, sobre la varilla montada. Encola la segunda varilla y colocala sobre la cuarta pala, que quede perfectamente encima de la primera, para que al echar el encaje sobre la varilla quede sobre él la quinta pala; colócala con cuidado, bien centrada sobre la varilla y elimina el exceso de cola:
Abre las dos varillas encoladas y espera unos minutos para que seque e impedir así que se unan entre sí.
REPETIMOS...
Continúa pegando el resto de las varillas dejando para el final las guardas.
Una vez pegadas las dos guardas, déjalo abierto hasta que seque muy bien.

Espero que te animes a probar y aunque es un trabajazo, el resultado merece la pena. Pero tienes otra alternativa que es enviarlo a que te lo monten, aunque comprenderás que te cobren una pasta por hacerlo.

domingo, 11 de marzo de 2012

Plegado de abanicos 3

Ahora viene el momento de coger la plancha, encenderla y ponerla a calor medio. Un pañuelo también nos vendrá bien. Coloca la tabla de la plancha a una buena altura y una silla, siéntate en ella y empezamos:
El primer pliegue lo marca el primer hilván de la izquierda. Siempre se hace hacia dentro, igual que van las hojas de un libro. Si tienes duda, coge un abanico de los que tengas por casa y compuébalo. Haz el pliegue siguiendo bien la línea del hilván y, con mucho cuidado, márcalo con la plancha.
¡NO MUY CALIENTE!. Puedes poner el pañuelo para evitar desastres. El pliegue tiene que quedar muy marcado.

Ahora tenemos que hacer el segundo pliegue hacia fuera, recordando nuestra infancia cuando hacíamos abanicos de papel. Marcar muy bien, siguiendo perfectamente la línea del hilván. Como tenemos el encaje, es imprescindible usar el pañuelo para protegerlo y evitar que se "socarre" (es decir, se tueste. Te lo comento porque ha pasado).

El tercer pliegue vuelve a ser de nuevo hacia dentro.

Repetimos lo mismo con todos los pliegues, uno a uno, teniendo especial cuidado en no hacer dos pliegues hacia el mismo lado, con lo que romperíamos el plegado perfecto. Si te ocurriera ésto, plancha todo el abanico, que te quede liso, y vuelves a empezar. Creo que ahora comprenderás lo de la silla...
He aquí el plegado, por un lado está la entretela y por el otro el encaje.

Pliega bien el abanico, y sujétalo con alfileres "encarados", para que quede muy bien cerrado y fuerte. Lo guardas bien y te olvidas de él por unos cuantos días, hasta que te cuente cómo encolarlo al varillaje.

Si quieres practicar todo lo que hemos hecho hasta ahora, no hace falta que lo hagas con un encaje. Coge un trozo de tela fina que tengas por casa, lo recortas y ya está.
Recuerda poner todo ésto en marcadores. Alguna vez lo necesitarás y entonces no sabrás dónde lo viste aquel domingo que brujuleabas por internet.
Iré añadiendo plantillas, pero si necesitas alguna urgentemente, dímelo. Ya sabes que necesito el número de varillas, sin contar las guardas.

sábado, 10 de marzo de 2012

Plegado de abanicos 2

Con estas dos imágenes quiero responder las dudas de Sophie. Para empezar a marcar las líneas de los pliegues hay que colocar la entretela sobre la plantilla y unirlas bien con cinta adhesiva para que no se muevan y podamos trazar las líneas con comodidad. Tienes que marcar también el tamaño de tu país. Una vez que has acabado, quitas el papel de la plantilla y recortas la entretela dejando un poco de margen y poder colocar bien el encaje.
Después de recortado, colocado sobre el encaje y sujeto con tres o cuatro alfileres queda así:Con todo lo visto, no hemos hecho más que empezar ya que ahora tienes que enhebrar una aguja con un hilo de color distinto al del encaje, y comenzar a hacer un hilván largo. Debes coger con este hilván la entretela y el encaje y tienes que marcar todas las líneas (menos los bordes).
Es un poco complicado de explicar, por lo que cualquier duda intentaré irla respondiendo. Aún quedan pasos, ten un poco de paciencia...

miércoles, 7 de marzo de 2012

Plegado de abanicos 1

Para empezar necesitas: Plantilla con las marcas de las líneas del plegado, tela tipo "remair" o cualquier tipo de entretela fina no adhesiva, regla, lápiz, papel celo, tijeras, aguja e hilo y paciencia...
En la plantilla, las dos líneas de los extremos, corresponderán a los bordes del encaje. Cada línea marca los pliegues, que siempre son el doble más dos del número de varillas (sin contar las guardas), y donde está marcada la cruz es cada una de las palas correspondientes al lugar donde van a ir las varillas.
Cortamos la tela un poco más grande que el tamaño del abanico y colocamos sobre ella la plantilla para empezar a calcar las líneas. Debemos sujetarla bien con papel celo para que no se nos mueva, si no, el desastre estará asegurado.
Medimos las dos longitudes características del abanico, que son dos: del clavo a la cadera y del clavo al final de la varilla. Marcamos muy bien el centro de la plantilla (clavo del abanico), y con la ayuda de una buena regla, comenzamos a calcar en la entretela las líneas de la plantilla; desde la primera a la última sin olvidarnos ninguna. A la vez, y para ahorrarnos un poco de trabajo, vamos marcando las dos longitudes del abanico.
Una vez que están las líneas marcadas, quitamos la plantilla y recortamos la tela dejando visibles las marcas. Colocamos nuestro encaje sobre la tela, teniendo especial cuidado en dos cosas: que el encaje no toque la parte donde están las marcas a lápiz, ya que se podría manchar, y que el encaje quede muy bien centrado entre las marcas que hemos hecho y con los extremos del encaje pegados a las líneas del borde.
¿Complicado? ¡NOOOOO...! Pero de mucha, mucha paciencia... Pues prepárate para lo que sigue...

martes, 6 de marzo de 2012

Plegado de abanicos

Aunque puede haber alguien que piense que tengo un ángel que me hace el encaje por las noches, te aseguro que no tengo esa suerte, por lo que es casi imposible que cada semana pueda enseñarte un nuevo trabajo. Así que, como Amparo tenía que plegar un abanico, se me ocurrió la idea de enseñarte cómo se hace.
Es muy triste (con todo el trabajo que requiere) hacer un abanico de encaje que no puedo usar como no me lo lleve con la abaniquera a cuestas. Refrescar no refresca mucho, pero das el golpe en la boda de la hija de tu prima o en el chiringuito del verano.
Para empezar necesitamos una plantilla que tenga marcados los pliegues en función del número de varillas. Es decir, NO VALE UNA PLANTILLA PARA TODOS LOS ABANICOS. Cada abanico tiene distinto número de varillas y por tanto una plantilla propia. No te preocupes, poco a poco iré colocando en el blog las distintas plantillas para que tengas tu colección. Hoy es la primera:

domingo, 4 de marzo de 2012

Otra prueba

Erika me mandó la semana pasada una seda muy torsionada, L12, para probarla como fondo en la Blonda de Almagro. También recibí en el paquete unos magníficos llaveros en los que colocar el encaje y poderlo lucir a diario. Así que me puse manos a la obra y preparé esta pequeña mariposa. He utilizado la seda L12 y como lasa la 150 Den también de Erika. Y después de pelearme con esta miniatura, en la que ya no entraba ni un alfiler más, este es el resultado:

viernes, 10 de febrero de 2012

Probando sedas

Hace dos años compré este reloj con múltiples posibilidades, ya que, con una misma caja mecánica, cambiando las correas y las esferas, puedes llevar cada día un reloj distinto.
Nada más verlo, mi cabeza empezó a idear un encaje para poderlo incluir como esfera.

El primero que diseñé fue un Rosalina que está realizado en seda gris Argentia 75 den. Tuve alguna complicación a la hora de ganchillar, ya que esta seda no está muy torsionada y el hilo se abría, pero creo que al final el resultado no ha estado mal.

Este otoño, Erika de O Percheiro dos Croques, me envió unas nuevas sedas para que las probara.
Como es del tipo Organsin y está mucho más torsionada, me animé a diseñar un Duquesa sencillo, esperando que el ganchillo no fuera un problema. Pero es muy fina (tal vez el equivalente a un 190 de algodón o menor) y como he tenido que usar los alfileres de 0,40 de diámetro, casi ni veía los agujeros en los que ganchillar. A pesar de todo, ha sido un placer trabajar con esta seda y he aquí el resultado: