domingo, 1 de marzo de 2015

Espero que...


Hayas comenzado ya el abanico de Brujas, porque yo ya lo he terminado.
Así tienes una idea de cómo queda. Como soy muy clásica, me cuesta cambiar a otro color que no sea el blanco, crudo o negro. Creo que podría quedar bien con alguna nota de color.
Para que definitivamente te atrevas con este encaje, te voy a dar algunas indicaciones para que el trabajo quede perfecto y facilitarte la realización de las vueltas.

PREPARACIÓN DEL TRABAJO
Si tu almohada no es muy dura y  como tenemos que ir bajando los alfileres, suele ocurrir que cada vez se va hundiendo más el trabajo y llega un momento en que es imposible hacer los ganchillados. Para evitar ésto, prepara una tela fuerte (tipo "retor") o incluso un fieltro denso. Coloca encima el picado. De esta forma los alfileres quedarán sobre la superficie del picado y no se hundirán.
Recuerda, si no quieres pelearte con los enganchones de los hilos en los alfileres, colocar un tapete de algodón con un agujero de unos 5 cm. Este tapete no lo fijes, debes irlo moviendo según vas trabajando, para tapar todo lo que puedas las cabezas de los alfileres .

¿CÓMO HACER LOS PICADOS DE LAS VUELTAS?
Hay dos posibilidades marcados con A, cuando un alfiler se trabaja dos veces. y B, cuando un alfiler trabaja varias veces (alfiler pivot).
PICADOS TIPO A
-Al llegar al primer picado haz el borde completo a punto entero (cruz, vuelta, cruz, vuelta, alfiler, cruz, vuelta, cruz, vuelta)







-Al llegar de nuevo al picado, da una o dos vueltas al guía y quita las del par borde. Pasa el guía por encima del alfiler, lo colocas a la izquierda del borde y  trabajas con él a punto entero.







PICADOS TIPO B
- Al llegar al primer picado trabaja con el borde a punto entero. Coloca el alfiler y pasa el guía sin trabajar por debajo del borde y continua trabajando.







- Al llegar de nuevo al interior da vuelta al guía y pasalo sin trabajar, por encima del alfiler y por debajo del par borde. Continúa haciendo esto tantas veces como necesites.







- Al llegar al interior por última vez, dale vuelta al guía, pasalo por encima del alfiler y trabaja a punto entero el borde.








 - Continúa trabajando hasta que tengas dos o o tres alfileres más. Quita el alfiler pivot y tira ligeramente del par borde hasta que los bucles se abran como un abanico.








Todo esto lo puedes aplicar en cantidad de trabajos, no sólo en este encaje. Seguro que a partir de hoy le encuentras gran utilidad.
Si tienes alguna duda, dimelo e intentaré darle solución.

domingo, 22 de febrero de 2015

Tenemos la costumbre,

al preparar los bolillos para iniciar una nueva labor, de llenarlos  todo lo que podemos. ¡Y no digamos cuando el hilo es fino!,  siempre nos parece poco. Además no se nos olvida echar la propinilla. Recuerda que es suficiente  llenar los bolillos con dos veces y media el tamaño del pañuelo. Lógicamente los pares pasivos del pie necesitarán mucho menos y los guías de las ondas o de los zig-zag algo más.
Cuando acabamos el trabajo, y no sabemos qué hacer con todo el hilo que ha quedado, es el momento de realizar esa pequeña pieza para  un broche o un encaje de hilos cortados como un Brujas.
Me habían propuesto dar un curso de este encaje en el Congreso que iba a celebrarse en Marbella. Como ya sabrás, se ha suspendido, por lo que el abanico que había diseñado para la ocasión, te lo regalo para que puedas utilizar todos esos hilos que te han sobrado del último pañuelo. Sólo espero que el próximo fin de semana no te lo encuentres fotocopiado (y vendiéndolo) en cualquiera de los puestos de ese encuentro al que vas a ir.
El diámetro interior es de 11 cm. y el exterior de unos 25,5 cm. El hilo que debes utilizar es algodón del 50/2. Si quieres ampliarlo porque tu hilo es más grueso, ten en cuenta las dimensiones del varillaje que vayas a utilizar. También, con unas sencillas modificaciones, lo puedes transformar en un bonito tapete redondo.
Me gustaría que si te decides a hacerlo me envíes una foto y la publico.  ¡ANIMATE!

jueves, 29 de enero de 2015

Nuevas piezas

de Barjac Ombrée, al que me considero adicta. Cuando estoy terminando una pieza ya estoy pensando en la siguiente (no tengo remedio). Es un encaje muy gratificante porque su realización es divertida; cuando sales de un dibujo te metes de lleno en otro, casi sin respiro,  cambiando constantemente de puntos,  jugando con los contrastes...¡Y el resultado es espectacular!.
Son dos piezas basadas en el encaje que encontró Ulrike. Para poder realizar el diseño y ajustarlo lo máximo posible al original, ha tenido que deformar ligeramente el fondo.



lunes, 19 de enero de 2015

Regalos

de los Reyes Magos para Manu y Marta. Como ves, a Baltasar le gusta también el Bargac Ombrée. Tuvo que recortar una pieza y tardó muchísimo en meter la tijera...










miércoles, 24 de diciembre de 2014

lunes, 8 de diciembre de 2014

Y continúa

En la exposición de Bochum había otras Blondas. 



 Y esta preciosidad, que pierde su belleza por los reflejos y que yo diría que es una Blonda de Almagro. Pero.....no me hagas mucho caso.
Mucho encaje de Chantilly por todas partes: en cuadros, colgando del techo, en las paredes...





Algunos Chantilly originales con sus reproducciones actuales, todas ellas reconstruidas por Ulrike Voelcker y realizadas por algunas de sus alumnas, y que ha publicado en alguno de sus libros.

Claro que también había dorados, pero menos. Como este juego de estrellas.
 O esta combinación de dorado sobre negro
 Que cobraba vida con un juego se luces espectacular. Es una pena que pierda tanto en las fotos, porque el montaje era precioso.


 Y los tocados de las encajeras holandesas.

Una zona estaba dedicada a la música y el encaje; a lo que una pieza de música inspira a una encajera. (Con esta sala llegué a la conclusión de que yo soy tan sólo,  una ejecutora de encaje, porque creo que nunca una sinfonía o un aria me inspirará nada. Eso si, disfrutaré oyéndola mientras hago encaje.)































Y un anticipo para el 2016: ¡¡¡¡¡ABANICOS!!!!!




martes, 18 de noviembre de 2014

BOCHUM 15 - XI - 2014

Fue una impresión entrar en la sala de las blondas y ver que  parte de mi mantilla ocupaba todo lo largo  de la habitación. ¡Nunca pensé que fuera tan expectacular!

 
Pero al entrar en la sala,  parecía estar diciéndome: ¿CUANDO ME VAS A ACABAR?. Estaba montada de forma que se veía perfectamente todo lo que falta para completarla. ¡Pero no queda tanto!, ¡solo una tira más!. Les daba miedo colocar todas las tiras que les llevé, incluidas las blondas exteriores. Y no me extraña. Cuando la desmontamos pudimos comprobar con qué mimo y cuidado estaba colocada. Estoy convencida de que yo no lo habría hecho mejor.

Quiero que perdones por la calidad de las fotos. Cuando tu hijo, tu marido o el vendedor de la tienda te diga que es la mejor cámara del mundo y que hace las fotos sola: ¡NO TE LO CREAS!. Cierto es que todas las piezas estaban protejidas por celofan y reflejaba mucho las luces artificiales de las salas. Yo haré el encaje primoroso, pero lo de las fotos lo llevo fatal...
Continuará